¿Te encanta la moda y tienes talento para el estilismo? Aprende a trasladarlo a tu propio negocio

No todo el mundo tiene buen ojo para la moda, el maquillaje o el estilismo. Si sientes que tienes ese talento, te gusta la moda y lo pasas genial maquillando o estilizando, ¿por qué no hacer de tu pasión tu trabajo? Hoy te contamos cómo llevarlo a cabo y qué preparaciones necesitas para emprender tu negocio en el sector de la moda y la belleza.

Demuestra tus aptitudes

Tu talento y tus habilidades son fundamentales, pero si quieres emprender tu propio negocio, tus servicios han de ser fiables. Por lo tanto, recomendamos apuntarse a cursos especializados que otorguen un certificado al finalizarlos. De este modo, obtendrás una confirmación oficial de tus conocimientos y aptitudes.

Los precios varían en función del curso:

Curso profesional de estilizado de uñas de 120 h: 500-600 €. Curso de estilista de moda de 32 h: 300-400 €.

Curso de peluquería de 16 h: 250 €.

Conoce a tu competencia

Da igual que vayas a emprender en una ciudad grande o en una pequeña: conocer a la competencia en tu sector es clave. Comprueba cómo operan, qué ofertas tienen, sus virtudes y defectos y las opiniones de sus clientes. Esto te servirá como base para darle forma a tu empresa y poner unos precios aceptables en el sector. Analizar a la competencia te permitirá crear una oferta que destaque en el mercado, por eso dedícale el tiempo suficiente a este proceso.

Prepara un presupuesto

Es una etapa difícil a la hora de planificar y montar tu negocio, pero es de vital importancia. Debes analizar todos los gastos que incurrirás al abrir la empresa y una vez haya arrancado. A continuación, compáralos con todos los ahorros que has conseguido acumular y las ganancias potenciales (aunque estas pueden tardar varios meses en aparecer).

Indudablemente, tendrás que considerar los pagos a la seguridad social y los impuestos. Si necesitas un local para tu negocio, el coste de alquiler también debería encontrarse en tu lista. Sin embargo, al principio igual puedes trabajar desde casa o visitar a los clientes en sus domicilios. En esos casos, te puedes ahorrar el coste del alquiler.

El material especializado puede suponer un gasto importante. Si te dedicas al estilismo de uñas, necesitarás una lámpara UV con un conjunto de accesorios y esmaltes. Si tu pasión es la peluquería, tendrás que adquirir un conjunto de peines, cepillos, tijeras y demás utensilios. Además, en los gastos de empresa también debes contemplar material como un ordenador, una impresora o un móvil, que son imprescindibles en cualquier negocio.

Por último, no te olvides de los costes asociados a promocionar la empresa, que aunque parezcan altos, rentabilizan rápidamente en forma de nuevos clientes. Los costes iniciales pueden asustar. A menudo, es necesario recurrir a una financiación adicional. Por ejemplo, los créditos de 300 euros pueden constituir un apoyo importante al principio. Dispondrás de tiempo suficiente para saldar la deuda, y mientras tanto seguro que conseguirás ganar dinero extra.

Llega a los clientes potenciales

Cuesta imaginarse un negocio sin tu propia página web. Sin embargo, no tienes que invertir una fortuna en ella. Al principio basta con que sea una página web de presentación, con información sobre ti y tus servicios, precios y datos de contacto. También merece la pena crear perfiles en Facebook e Instagram, ya que ayudan bastante a captar nuevos clientes.

¿El trabajo puede ser un placer? Si es el efecto de tu verdadera pasión, por supuesto.

Deja un comentario