Todo sobre las manchas de tomate

Una de las principales causas del por qué salen estas manchas de tomate, es debido a derrames, bien sea por salsas que lo contengan o cuando estás preparando una de ellas, lo importante es no alarmarse, ya que son fáciles de eliminar, casi tan fácil como lo son las manchas de frutas y las manchas de aceite. 

Asimismo, una de las causas principales de que este tipo de imperfecciones sean fáciles de retirar, es debido a sus propiedades que no presentan algún componente que pueda afectar en gran medida a la tela, de igual forma, el contacto prolongado puede dejar esa zona determinada.

Mancha de tomate en la ropa

Este tipo de fruta es muy común conseguirla en cualquier cocina, de cualquier casa y también es común verlo en diferentes salsas, como lo puede ser la pasta de tomate o el ketchup, por lo tanto, no es casualidad que puedan ocurrir accidentes donde se vea reflejado una imperfección ocasionada por esta fruta.

Las manchas de tomates son unas de las causas principales de por qué salen imperfecciones, tales como las suciedades en la ropa. Normalmente, para evitar esto se puede lavar la ropa dañada, usando un detergente, así puedes empezar a limpiar la ropa sin dejar que dure mucho dicha imperfección. De igual forma, deberá tener cuidado con la tela y el tipo de lavado que debe realizar.

Para lograr la mayor eficacia al momento de lavarlo, puede aplicar el detergente directamente en la parte afectada, también sirve un removedor pero que no sea muy fuerte. Seguidamente, proceda a realizar una limpieza completa sobre la zona manchada durante varios minutos.

Todo esto lo debe realizar antes de proceder a lavar la ropa, por recomendación los jabones o las hojuelas son incompatibles para lavar este tipo de manchas, así que recomendamos no usarlos.

Lo antes explicado es cuando las manchas de tomate son recientes y se accionó de manera oportuna, pero ¿Qué sucede cuando han durado más tiempo las manchas?

Pues en estos casos, lo mejor sería usar lejía de cloro que es un poco más fuerte y te ayudará para quitar estos agentes contaminantes. Al usar este tipo de producto deberás tener cuidado con la tela, así como también si es sintética o fibra natural.

Cuando hablamos de telas sintéticas que son menos comunes, pero de igual forma se pueden manchar, se recomienda usar algún jabón que no sea a base de cloro y usar agua fría, esto mantendrá la fibra de la tela sintética en buen estado y ayudará de manera limpia a quitar las imperfecciones que se haya causado por la fruta.

¿Cómo quitar o sacar las manchas de salsa de tomate en otras superficies?

Deberás tener en cuenta que mientras más tiempo dure la mancha, a causa de esto será mucho más difícil retirarla, así que al momento de ocasionar el accidente deberá de ser de acción rápida y comenzar a realizar la limpieza de la misma para evitar que sea más difícil retirarla.

No obstante, es posible que te hagas la pregunta de por qué salen manchas que son más difíciles de retirar. Y esto es debido a que al momento de eliminar este tipo de problemas, se realizan con esponjas gruesas o a base de alambres, esto ocasiona que se empuje más profundamente la mancha y sea más difícil retirarla.

Ahora bien, existe otra gran pregunta pero un poco más específica, la cual es: ¿Por qué salen manchas de tomate más difíciles de quitar cuando tardamos en removerlas?, en donde la respuesta es más sencilla, ya que es por el contacto con el sol o la duración de esta, así que ten cuidado y sigue estos pasos:

  • Para empezar, debe tener a la mano un trapo de tela fina y luego realizar la limpieza empujando hacia afuera, es una manera de deslizar la imperfección, no empujándola, sino desplazando el área afectada.
  • También puedes realizar una mezcla de detergente con agua fría y aplicarla sobre la zona contaminada, el por qué salen las manchas de tomate difíciles de sacar, se debe al tiempo que duran en la tela.
  • Así mismo, también deberá tener cuidado que la alfombra no se vea cargada por esta mezcla, aplicar dicha solución por un tiempo en donde se encuentra la marca (tomate, ketchup, etc) y luego con un trapo limpio y húmedo realizar el desplazamiento.
  • Si es difícil realizar la limpieza en donde se ubica esa infección de tomate, aplique la solución por al menos una hora sobre el lugar determinado para que sea más fácil, luego puedes intentar retirarla.
  • Cuando hablamos de superficies difíciles como puede ser la tapicería se puede aplicar el mismo método, pero deberá evitar que esté en contacto directo con el sol, o cualquier iluminación fuerte ya que ocasionará una descoloración, debido a las propiedades del tomate.
  • Si la tela que busca limpiar o sacar la mancha de tomate es muy delicada, use un removedor de tela fina, para que no se le complique la limpieza, de igual forma, puede observar las especificaciones de la etiqueta para facilitar que producto puede usar.

En tela

  1. Frotar desde la parte posterior, enjuagar con agua fría.
  2. Trate previamente con un detergente líquido para ropa, aplíquela y deje reposar durante varios minutos.
  3. Enjuague bien, seguidamente, usa una esponja con vinagre blanco y vuelve a enjuagar detalladamente (Puede repetir los pasos hasta que usted note que ya se han eliminado la mayor cantidad posible del problema).
  4. Haga un tratamiento previo con un detergente de prelavado.
  5. Lavado. Si queda, frótela con un detergente líquido para lavar ropa y luego sumérjala en agua tibia durante 30 minutos. ( Sólo si es necesario, se puede lavar con lejía apropiada para telas).

De la tapicería

  1. Mezcle una cucharada de detergente líquido para lavar platos en dos tazas de agua fría.
  2. Con un paño blanco limpio, frote con la solución de detergente.
  3. Seque hasta que se absorba el líquido.
  4. Repita los pasos 2 y 3 hasta que desaparezca.
  5. Se esponja con agua fría y se seca.

De la alfombra

  1. Mezcle una cucharada de detergente líquido para lavar platos en dos tazas de agua fría.
  2. Con un paño blanco limpio, frota con la solución detergente.
  3. Seque hasta que se absorba el líquido.
  4. Repita los pasos 2 y 3 hasta que desaparezca o ya no se absorba en el paño.
  5. Si queda, mezcle una cucharada de amoniaco (Precaución: nunca mezcle cloro y amoníaco, ya que los humos resultantes son peligrosos) con 1/2 taza de agua fría.
  6. Restriegue con la solución de amoniaco.
  7. Seque hasta que se absorba el líquido.
  8. Se frota con agua fría y se seca.

Deja un comentario